Protestas masivas en Hong Kong

Publicado el 10 junio, 2019

El gobierno de Hong Kong, con tendencia pro-Pekín, asegura que aprobará la ley de extradición a China “pase lo que pase”. Los opositores responden convocando nuevamente a la calle este miércoles.

Este domingo, un millón de personas marchó bajo el fuerte calor de Hong Kong para protestar enérgicamente contra el proyecto de ley que el gobierno pro-Pekín se prepara a aprobar: el Consejo Legislativo evalúa la votación de un texto que autorizaría las extradiciones hacia países, como la China continental, con los que no existe un acuerdo en este tema.

Una ley que según las autoridades de Hong Kong, llenaría un vacío jurídico pero que, para sus detractores, sólo es un pretexto para satisfacer a Pekín.

La desconfianza hacia China ha ido en aumento desde que desapareció una serie de personalidades críticas contra el poder chino, entre ellas un grupo de editores disidentes y un multimillonario, que reaparecieron luego detenidos en el continente.

Para los “anti-extradición”, esta ley abre la puerta a juicios politizados y poco transparentes en manos de la justicia china, ampliamente cuestionada en el mundo entero.

Se trata de la mayor manifestación registrada en Hong Kong desde 1989, cuando se congregó un millón y medio de personas en apoyo a las protestas de la plaza Tiananmen.

Y en medio de la multitud, las voces hongkonesas lo dicen fuerte y claro: Marco Ng cerró su café para sumarse al cortejo. “Nuestra ciudad es más importante que mi comercio”, declaró. “Si no protestamos, el gobierno no tendrá en cuenta nuestras preocupaciones”, añadió. “No se escucha la voz del pueblo”, denunció Ivan Wong, un estudiante de 18 años. “Esta ley no sólo afectará a la reputación de Hong Kong como centro financiero internacional, sino también a nuestro sistema judicial. Esto tiene consecuencias para mi futuro”, subrayó.

Numerosos manifestantes admitieron que no creían más en los compromisos del ejecutivo de Hong Kong de no enviar al continente a los críticos del poder chino.

Pero el conflicto entre ambos bandos es fuerte. El gobierno de Hong Kong insiste en aprobar la ley- apoyada por varios dirigentes del Partido Comunista Chino – y sus detractores han vuelto a convocar a manifestaciones para este miércoles, amenazando con intensificar las acciones.

“El 12 de junio, esperamos que el Frente civil de Derechos humanos inicie la manifestación a las diez de la mañana,” afirmó este lunes a la prensa Jimmy Sham, uno de los organizadores de la protesta.

La pelea continúa.

El gobierno de Hong Kong tampoco cede

“No importa cuánta gente proteste: el proyecto se mantendrá, pase lo que pase”, asegura tajantemente la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam.

Insiste en que se trata “de una ley muy importante que permitirá que triunfe la justicia y asegurará que Hong Kong cumple con sus obligaciones internacionales en materia de criminalidad transfronteriza y transnacional”.

Lam ha reconocido la fuerza de la manifestación anti-extradición en las calles y se muestra atenta a la preocupación popular. Sin embargo, argumenta que la ciudadanía protesta por “no entender el texto” del proyecto de ley, algo que supone una gran contradicción si se observa que destacados juristas también se han sumado a la manifestación.

China: “La culpa es de Occidente”

El gobierno chino tampoco cede. Este lunes ha afirmado que “continuará apoyando firmemente” el controvertido proyecto de ley de extradición presentado por las autoridades de Hong Kong, a pesar de la gigantesca manifestación celebrada el domingo por los opositores.

“Nos oponemos firmemente a cualquier fuerza exterior que intervenga en los asuntos legislativos” de Hong Kong, afirmó además Geng Shuang, un portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores. Esto en referencia a la influencia occidental que pudiera haber sobre el tema.

Una buena parte de la prensa se ha hecho eco de esta posición. El diario nacionalista Global Times, afín al poder chino, intentó minimizar la manifestación del domingo y apuntó el dedo el otro lado del mundo, acusando a los opositores de “connivencia con Occidente”.

Recordemos que, de acuerdo con los términos del acuerdo chino-británico sobre la devolución de Hong Kong a China, la ciudad goza de más libertades que el resto del Estado asiático en virtud del principio “Un país, dos sistemas”, en vigor hasta 2047.

 

 

 

 

Con RFI.

Etiquetado como:

Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background