GRÚAS DE LA CIUDAD: UN GRUPO DE PATANES

Publicado el 15 marzo, 2019

Por Mario Terzano, Presidente de Radio Cultura

Ayer por la tarde caminábamos con un periodista de Radio Cultura por la calle Vicente López, apenas cruzando Callao rumbo a Ayacucho, cuando nos encontramos con la Grúa Municipal levantando un auto estacionado sobre la derecha, elegido al azar de entre 7 u 8 autos estacionados en la misma fila.

Inmediatamente delante de la “víctima” había un camioncito de Telecom, cuyo personal estaba, seguramente, realizando una reparación.

Le preguntamos a uno de los que levantaban el auto cuál era el criterio de selección; por qué se llevaban ese auto y no el de adelante o el de atrás, a lo que la respuesta fue que no jodiéramos y que nos metamos en nuestras cosas, que ellos estaban trabajando.

Debo reconocer que a partir de ese momento nuestro tono subió un poco. Como comentamos luego con mi ocasional compañero de caminata, si nosotros, que comemos todos los días, comenzamos a expresar tal nivel de ira respecto de la irracionalidad del aparato estatal, mejor no pensar en lo que puede pasar si estas imbecilidades ocurren en otros ámbitos geográficos.

También podemos imaginar que las autoridades son conscientes de esto, y tal vez la desaparición del aparato estatal explica la enorme inseguridad que no cesa en ciertas zonas.

Siguiendo con la historia, se nos presenta entonces una una joven – ver la foto – con uniforme municipal que nos pregunta quienes somos para pedir explicaciones, a lo cual saco una tarjeta personal, le explico que soy Presidente de un medio y que queremos saber por qué hacen las cosas de esta manera. Mi primera pregunta fue: ¿”Por qué se llevan este autito negro y no el camioncito de Telecom que está adelante”?. Una idiotez importante sobre todo porque el móvil de Telecom estaba exactamente delante.

Entonces le preguntamos el “cómo” de la selección. Volvió el argumento de la fila. La invitamos a recorrerla. El primer auto, dijo, no podía llevarlo porque era de la policía; fue un momento simpático: era un auto particular con un escudo que decía policía que seguramente había sido comprado en la juguetería de la esquina.

Habiendo mostrado el ridículo del asunto esta mujer esbozó una amenaza agitando mi tarjeta desde la ventanilla del camión, mientras partían a altísima velocidad sin ningún miramiento por el vehículo que acababan de llevarse.

Me acordé entonces de “bombita” .

Y me pareció que algunos amigos, con tanta preocupación electoral, se están olvidando de controlar la gestión y sobre todo de lo único que los explica: defender al ciudadano, protegerlo y cuidarlo. Especialmente de ser esquilmado por diversos grupos de patanes.

Mario Terzano
 


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background