Paro en Francia por reforma jubilatoria

Publicado el 2 diciembre, 2019

Pocos días antes de la jornada de movilización del 5 de diciembre contra la modificación del sistema jubilatorio, el primer ministro reunió a su gabinete para hacer los ajustes finales ante la huelga nacional que amenaza con paralizar el país por tiempo indefinido.

Los ministros llegaron el domingo a Matignon, sede del gobierno, con un semblante de distención: vaqueros, zapatillas y sonrisas.

“El objetivo de esta reunión es poder discutir con todos los miembros del gobierno, recordar los fundamentos de la reforma [del sistema de pensiones] y ver cómo se puede mejorar aún más”, afirmó el primer ministro Édouard Philippe ante la prensa.

La reunión de trabajo, que continuaría con una cena, fue una oportunidad para acordar qué expresiones utilizar y ponerse de acuerdo en el rol de cada uno de los ministros para enfrentar lo que se anuncia como una prueba de fuerza: la gran movilización que debuta este jueves contra la reforma impulsada por el presidente Emmanuel Macron.

Lo cierto es que el 5 diciembre se anuncia como una jueves negro. Los principales sindicatos de Francia han llamado a una huelga interprofesional que tendrá un impacto en el transporte público de metro, trenes, aviones, aeropuertos, pero también de transporte de mercancías, refinerías, la escuela pública y distintas categorías de funcionarios que se oponen a la fusión de los 42 regímenes de jubilación existentes, que serán reemplazados por un sistema universal por puntos.

El espectro de una paralización total del país por tiempo indefinido agita el espectro de las huelgas de 1995, cuando el entonces primer ministro Alain Juppé tuvo que retroceder en su proyecto de reformar los sistemas especiales de jubilación.

Hoy, el gobierno intenta tanto ser pedagógico para explicar su reforma como minimizar el impacto de las huelgas en la vida cotidiana de los franceses que deben desplazarse.

“La libertad de manifestación, la libertad de hacer huelga son dos libertades a las que todos estamos obviamente apegados. Pero también hay muchos franceses que querrán trabajar, que querrán viajar. Deben poder hacerlo en las mejores condiciones posibles”, advirtió el Primer Ministro.

Como prueba de que el Gobierno está dispuesto a mostrarse flexible en algunos puntos de la reforma, el Alto Comisionado para las jubilaciones, Jean-Paul Delevoye, recibe desde el lunes a todas las organizaciones sindicales. Informará de sus conclusiones a Édouard Philippe alrededor del 10 de diciembre y el Ejecutivo finalmente dará a conocer su proyecto de ley antes de fin de año. El texto será examinado por el Parlamento a principios de 2020. Sobre este tema explosivo, el gobierno no tiene la intención de demorarse más.

Según una encuesta del Ifop para el diario JDD, los franceses se muestran muy favorables para reformar el sistema de pensiones (76%), pero sólo el 36% confía en que el gobierno lo lleve a cabo. El movimiento del 5 de diciembre recibe el apoyo o simpatía del 46% de los encuestados, el 33% se opone o se muestra hostil, mientras el 21% se dice indiferente.

 

 

Por RFI.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background