Crisis politica en Rusia

Publicado el 15 enero, 2020

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, presentó la renuncia de su gobierno, un inesperado anuncio tras el discurso de Vladimir Putin en el que propuso reformas constitucionales significativas. El nuevo primer ministro será el hasta ahora desconocido jefe de los servicios fiscales, Mijaíl Mishustine. Para Putin es la oportunidad de permanecer en el poder después de 2024.

Rusia tendrá pronto un nuevo primer ministro. En sustitución de Medvedev, el presidente Putin ha propuesto que su reemplazante sea el hasta ahora jefe de los servicios fiscales, Mijaíl Mishustine. El nombramiento debe ser aun aprobado formalmente por la Duma, la Cámara baja rusa. En el movimiento sorpresivo de fichas, Medvedev pasará a ocupar el puesto de vicejefe del Consejo de Seguridad.

Constitucionalmente, el mandato de Putin acaba en 2024 y en el estado actual de la legislación no puede volver a presentarse.

Dimitri Medvedev, muy cercano a Putin, ha explicado que dimite tras la decisión del presidente de hacer cambios fundamentales en la Constitución rusa. Se trata de reformas que, según el mandatario, modifican el equilibrio de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Putin va a reforzar el poder del Parlamento aunque preservando el carácter presidencial del sistema político ruso. Esto facilitaría que sigua dirigiendo el país como primer ministro cuando la Constitución lo obligue a dejar el poder en el año 2024.

Otra reforma será endurecer las condiciones para presentarse a presidente. Será necesario haber residido 25 años de manera permanente en Rusia. Antes bastaba con 10.

Estos cambios los ha anunciado en su discurso anual ante el Consejo de la Federación y la Duma estatal, las dos cámaras de la Asamblea Federal, es decir el Parlamento ruso. El presidente agradeció a su primer ministro saliente y sus ministros, y les pidió que concluyeran los asuntos corrientes hasta el nombramiento de un nuevo equipo.

La salida de Medvedev se da cuando su popularidad está estancada en menos del 30% (frente al casi 70% del que goza Putin) y mientras el país atraviesa un período de anemia económica y caída del nivel de vida. El Kremlin enfrentó en 2019 el mayor movimiento de protesta, fuertemente reprimido, desde el retorno de Putin a la presidencia en 2012. El oficialismo sufrió después sonadas derrotas electorales en las elecciones locales de Moscú.

 

Por RFI.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background