Con la FIAC en el Grand Palais, Paris es arte contemporáneo

Publicado el 22 octubre, 2018

Alicia de Arteaga

Vale la pena cruzar sin apuro el puente Alejandro III sobre el Sena, cuya piedra fundamental la puso el zar Nicolás de Rusia en 1896. Atrás queda el conjunto imponente de los Inválidos, con su inconfundible cúpula dorada y, adelante, está el Grand Palais, escoltado por los marronniers, que comienzan a teñirse de oro, aunque los días de sol y el clima perfecto sea más primaveral que otoñal en el octubre parisino.

El Grand Palais es un edificio fantástico, construido para la Exposición Universal de 1900, en hierro y vidrio, con proporciones descomunales. La magnificencia de la cúpula y sus dimensiones desplazan por momentos las obras exhibidas, que hasta el domingo 21 reúnen bajo el mismo techo a coleccionistas, compradores y directores de museos del todas partes.

Más de 190 galerías, en esta 45 edición, exhiben arte consagrado y, en el piso alto, una selección de emergentes. Inaugurada el jueves por todo lo alto, con la presencia de madame Brigitte Macron, la FIAC recupera el espacio que supo tener París en la escena del arte, antes del suceso logrado por Art Basel en sus tres versiones (Suiza, Miami y Hong Kong) y, más recientemente, las exitosas Frieze Londres y Frieze Nueva York.

La propuesta de la feria se extiende al exterior en Hors FIAC. Los artistas han desafiado la intemperie para exhibir en el Jardín de la Tullerías, como Pablo Reinoso. quien vuelve a mostrar la gracia y el dominio de los materiales en los bancos aéreos, herederos de los spaghettis, originales de madera, a partir del juego visual y formal de thoneteando. Las obras de Reinoso, argentino radicado en París, se exhiben en el Palacio del Elíseo, en la embajada de Francia en Buenos Aires, en el CCK y en la Isla El descanso, de Tigre, un excepcional proyecto de arte y naturaleza creado por el coleccionista Claudio Stamato.

La Primera Dama recorrió la FIAC y se tomó su tiempo para escuchar las explicaciones de los expertos y darle espacio a la experiencia del arte. Continente y contenido en un duelo titánico. Durante una semana el arte es protagonista absoluto en París. El jueves inauguró con multitud de público ON AIR, de Tomás Saraceno, en el Palais de Tokyo. Allí estuvieron amigos del artista y coleccionistas argentinos, entre ellos Nora Hojman, Adriana y Ludovico Rocca, Pat y Juan Vergez, Marlise y Aníbal Jozami.

Destacados de la FIAC son las galerías de quilates como Gagosian, que eligió una instalación gigante de la alemana Katharina Grosse (57), artista de su staff, que concibe la pintura como expansión liberada del color sin límites ni narración posible. Se agregan las galerías internacionales de cuño iberoamericano, estética en la que siempre suma Guillermo de Osma con obras de los argentinos Tomasello y Paternosto, entre otros, más una joyita “colectiva” de los surrealistas a la manera de los Cadáveres Exquisitos. Corea y China están representados por artistas que ya tienen su lugar en el coleccionismo mundial y corrieron las fronteras de sus países. La galería Pace -ahora con nueva sucursal en Ginebra donde se concentra una porción interesante del mercado de arte del siglo XXI- dedicó todo su espacio a la exhibición de artistas chinos. En la misma línea, la galería Hyundai de Seúl muestra obra de Lee Ufan, un minimalista avant la lettre, artista inmenso y de gran popularidad en París, donde fue profesor en la Ecole des Beaux-Arts.

No hay galerías argentinas, pero se destacan las obras de Luciana Lamothe (galería Alberta Pane, Paris) y de Leandro Erlich (Nogueras-Blanchard, Barcelona). Erlich presenta por primera vez en pequeño formato una obra icónica de su producción: La Piscina, que fue su envio a la Bienal de Venecia en los albores del siglo XXI.

Etiquetado como:

Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background