Quién es dueño de la Luna

Publicado el 19 julio, 2019

¿Quién es el dueño del satélite de la Tierra? ¿Se pueden explotar comercialmente los minerales de la Luna? ¿Se requiere un permiso para instalarse allí? ¿Qué valor tienen los títulos de propiedad de parcelas lunares en venta? A esta y otras preguntas que uno todavía se hace cuando se cumplen 50 años del aterrizaje en la Luna, responde el abogado, profesor e investigador de derecho espacial argentino Juan Cruz González Allonca (DerechoEspacial.Org).

Desde el punto de vista legal, ¿de quién es la Luna?

La Luna es “patrimonio común de la humanidad” o res communis humanitate, como nos gusta decir a los abogados. Existe un tratado aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas llamado Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del Espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes −más conocido como Tratado del Espacio−, que entró en vigor en 1967. Este documento internacional estableció las bases de la regulación internacional de las actividades espaciales, creando de ese modo el marco del régimen jurídico actual del espacio ultraterrestre y los cuerpos celestes, y se constituyó en la Carta Magna del Espacio.

En su Artículo II, el Tratado establece que ‘El espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, no podrán ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera’. El objetivo fundamental detrás del principio establecido en este artículo es el de evitar que el espacio exterior se convierta en objeto de controversias y disputas territoriales. Hay que situarse en el contexto histórico en que se firmó este tratado, la Guerra Fría.

¿Tiene un valor legal de conquista de territorio el haber plantado una bandera estadounidense en el satélite de la Tierra?

No tiene sustento jurídico alguno. Simplemente se trata de la prueba o demostración de un país, en este caso EEUU, que estuvo allí.

¿Cuál es la legislación que rige en la Luna?

Principalmente el Tratado del Espacio (ratificado por más de 100 países) y considerado la carta magna del espacio. Otro tratado es el Acuerdo que debe Regir las Actividades de los Estados en la Luna y Otros Cuerpos Celestes (conocido como Acuerdo sobre la Luna), pero este último solo fue ratificado por 18 países (entre ellos, Francia).

¿Qué hay de los países que no han firmado el tratado?

Aun en los casos de países que no hayan ratificado el Tratado del Espacio, ellos estarían vinculados por el principio de costumbre internacional, es decir, han mantenido conducta común y reiterada a lo largo del tiempo que ya es entendida como obligatoria. Por ejemplo, en el caso de la apropiación de la Luna, aunque un país no haya firmado el Tratado del Espacio, si este mantuvo una conducta uniforme de no hacerlo, esta práctica se volvió obligatoria, lo que sería equivalente a una obligación legal.

¿Se necesita un permiso para ir o instalarse en la Luna?

No es necesario. El espacio está abierto para su exploración y utilización a todos los Estados en condiciones de igualdad y en conformidad con el derecho internacional y existe la libertad de acceso a todas las regiones de los cuerpos celestes. Pero sí existen una serie de obligaciones, por ejemplo, la Luna debe utilizarse exclusivamente con fines pacíficos, no se puede colocar armas nucleares o de destrucción masiva y está prohibido establecer bases, instalaciones y fortificaciones militares, efectuar ensayos de cualquier tipo de armas y realizar maniobras militares.

¿Se pueden explotar los minerales de la Luna?

Aquí existe un vacío legal. Está claro que los Estados no pueden reclamar como propia la Luna o partes de ella, pero en cuanto a la explotación de recursos naturales, existe una discusión. A nivel nacional, países como EEUU y Luxemburgo a favor de la minería espacial cuentan con legislación nacional que reconoce inequívocamente los derechos de propiedad sobre los recursos extraídos para ayudar a apoyar el desarrollo de esta nueva industria (en el Congreso argentino se presentó un proyecto de ley en ese sentido); mientras tanto, una parte de la comunidad internacional establece que el principio de no apropiación consagrado en el Artículo II del Tratado del Espacio se extiende a los recursos contenidos en los cuerpos celestes. A su vez, otro argumento en contra de la explotación de recursos naturales en el espacio radica en que los países no tienen jurisdicción para legislar sobre algo que se encuentra fuera de su territorio, como es el espacio, la Luna y todo cuerpo celeste.

Una posible solución a esta controversia puede ser la que se utilizó para la gestión de frecuencias y posiciones orbitales, donde se estableció un marco regulatorio internacional que asigna bandas de frecuencia y posiciones geoestacionarias a los países que lo solicitan. Esta gestión es dirigida por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU por sus siglas en inglés).

¿Tienen alguna validez las ventas de parcelas lunares?

No tienen ninguna validez, son simples documentos decorativos. La prohibición de apropiación nacional también se extiende los privados e individuos, por aplicación del argumento a maiore ad minus, que significa ‘el que puede lo más, puede lo menos’. En este caso, si los Estados no pueden apropiarse del Espacio, de la Luna ni de los objetos celestes, debido a una obligación del derecho internacional, tampoco pueden individuos o empresas privadas registrar, transferir, ni aceptar ningún derecho de propiedad sobre ellos.

¿Cómo está evolucionando el derecho espacial con la multiplicación de proyectos privados de turismo para ir a la Luna?

El derecho espacial está en un punto de inflexión, ya que debe adaptarse a los desafíos que presenta la nueva era espacial, como la comercialización de algunas actividades espaciales, la militarización del espacio, la generación de desechos espaciales y el turismo espacial.

 

 

 

Por RFI.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background