Miedo a una recesión mundial

Publicado el 23 agosto, 2019

En Biarritz, suroeste de Francia, tiene lugar este fin de semana la cumbre de los dirigentes de las siete economías más importantes del planeta. El encuentro de este año ocurre en un contexto de inquietud en materia económica: varios indicadores hacen temer una recesión mundial.

Preocupados por la guerra comercial entre Estados Unidos y China que provocó Donald Trump, los principales indicadores bursátiles estadounidenses y europeos bajaron fuertemente a mediados de agosto, los inversionistas posponen sus proyectos y el FMI estima que la guerra comercial contra China podría costarle medio punto de crecimiento a la economía global en 2020.

Los economistas observan con particular atención la situación económica estadounidense. Para la economista Paula Garzón, “las cifras económicas en Estados Unidos de por sí son buenas. Tenemos un crecimiento que va por encima de 2% en los dos primeros trimestres, un nivel de desempleo que está en su nivel más bajo históricamente, de 3,7%. Van diez años de crecimiento desde la última crisis mundial, donde ya utilizamos todos los factores de estímulo a la vez fiscal y monetario. Entonces estamos en un punto donde más no se puede crecer, más estímulo no podemos dar: es lo que llamamos el final del ciclo económico, cuando a partir de los diez años de crecimiento, casi por necesidad, llega una contracción de la economía, por eso anticipamos una recesión aunque no se vea en las cifras”.

Pero es difícil prever con exactitud lo que pasará: “Podemos hablar de los puntos de fallas, donde puede empezar el efecto, pero no sabemos cuán amplio y largo será el efecto dominó, en los balances de las empresas, de los bancos. Otro efecto que tampoco se puede medir es la reacción al miedo y la anticipación del riesgo: a veces no es tanto la crisis que estamos viviendo sino la anticipación de los agentes económicos que crea una contracción más fuerte. Entonces devalúa mucho más en el primer momento y después se vuelve a subir y se estabiliza en un nivel un poco más correcto que corresponde a la realidad”, explica Garzón.

El otro frente económico que más preocupa a los especialistas es Alemania, donde la producción nacional podría entrar en recesión en el tercer trimestre, tras retroceder 0,1% en el segundo trimestre.

Juerguen Donges, catedrático emérito de la Universidad de Colonia, comenta que “lo que preocupa es que todo esto viene de la mano de la producción industrial. Es el frente débil actualmente de la economía alemana, lo cual es sorprendente para muchos porque la industria alemana era la que actuaba siempre como motor de la economía. Todo esto está relacionado con la tremenda inseguridad que existe en este país debido a los pronunciamientos y las actuaciones proteccionistas del gobierno de Estados Unidos, y por el tema del Brexit, puesto que parece cada vez más probable que se produzca una salida de una forma desordenada, caótica, y como la economía alemana está muy vinculada al sector exterior, a las exportaciones…”

A las incertidumbres sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, se añade la tensión entre Estados Unidos e Irán y la inestabilidad política italiana que podría sacudir Europa.

 

 

Por RFI.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background