Eclipse solar en Argentina

Publicado el 2 julio, 2019

Esta tarde se producirá un eclipse solar, visible a simple vista sobre el Océano Pacı́fico, Chile y Argentina. El fenómeno ocurrirá durante el atardecer del martes 2 de julio y será visible en todo el país con diferentes grados de profundidad.

El eclipse será parcial en gran parte del territorio nacional, mientras que el camino de la sombra (donde el eclipse podrá verse de manera total) abarcará una estrecha franja que cruzará las provincias de San Juan, San Luis, La Rioja, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires.

El fenómeno comenzará alrededor de las 16:30, cuando la Luna tocará –aparentemente- un borde del Sol (en algunos lugares del país esto ocurrirá hacia las 16:25, y en otros hacia las 16:40). Desde ese momento inicial, y como consecuencia de su propio movimiento en torno a la Tierra, la silueta negra y redondeada de nuestro satélite irá tapando progresivamente al disco solar durante algo más de una hora, hasta llegar, alrededor de las 17:40, al máximo ocultamiento para cada lugar de nuestra geografía.

El eclipse sólo será total dentro de la franja de totalidad, de apenas 150 a 200 km. de ancho, que cruzará –en orden cronológico- el centro de la provincia de San Juan, sur de La Rioja, norte de San Luis, centro/sur de Córdoba, sur de Santa Fe y buena parte del norte de Buenos Aires (pero no CABA).

El eclipse solar ocurrirá a muy baja altura sobre el horizonte del oeste-noroeste: en términos generales, a 10° o menos. Los puntos situados más al oeste cuentan con mejores condiciones, dado que el Sol (y la Luna, por delante de él) no aparecerá tan cerca del horizonte como en sitios ubicados más al este.

Los eclipses totales de Sol son los espectáculos más grandes de la astronomía. Eventos naturales extraordinarios y poco frecuentes que han marcado a fuego la memoria de todas las culturas de la Tierra a lo largo de milenios. No solo por su belleza y dramatismo (se suele decir que “se hace de noche en pleno día”, aunque no sea enteramente cierto) sino también porque, cada uno de ellos, solo puede apreciarse en una franja geográfica extremadamente acotada del planeta. Aquella franja por donde se desplaza –a miles de kilómetros por hora- la relativamente pequeña umbra, la parte central de la sombra de la Luna, durante estos muy poco frecuentes juegos de geometría astronómica donde el Sol, nuestro satélite y la Tierra forman una perfecta línea recta en el espacio.

Salvo en los breves instantes que dura la totalidad (cuando el Sol está 100% cubierto por la Luna), donde podemos observar a simple vista sin peligro, no hay que observar el eclipse -en ningún grado de parcialidad- sin filtros o anteojos especiales (que se consiguen en comercios del rubro astronómico o via internet) , o aplicando otras técnicas (como la “proyección” desde ocular o la “cámara oscura”, descriptas en infinidad de páginas web y videos). Mirar al Sol sin protección –ya sea a simple vista, y mucho peor con binoculares y telescopios- puede provocar daños irreparables para la vista.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background