Controversias del nuevo primer ministro ruso

Publicado el 17 enero, 2020

El nuevo primer ministro de Rusia, Mijail Mishustin, recibió el apoyo casi unánime de la Duma menos de 24 horas después del sorpresivo anuncio de la dimisión del anterior gobierno y del hombre que lo dirigía desde 2012, Dimitri Medvedev.

El que era un desconocido 24 horas antes se expresó con aplomo ante los diputados rusos. En su discurso de diez minutos, Mijail Mishustin, el ex director del fisco, repitió las prioridades anunciadas el día anterior por Vladimir Putin: impulsar la economía y el poder adquisitivo.

“El presidente dijo que la gente debería sentir un cambio real desde ahora. Gracias a nuestro superávit presupuestario, disponemos de los medios para alcanzar los objetivos fijados por el presidente. Nuestras prioridades serán los niños, la familia y la calidad de vida”, dijo Mishustin.

Un personaje ya controvertido

Según informa el corresponsal de RFI Daniel Vallot, Liubov Sobol, estrecha colaboradora del opositor Alexei Navalny, estima que “este hombre no se involucrará en la política, sino que será un ejecutor en el sistema de Putin. Por supuesto, Putin es el único que toma las decisiones clave en nuestro país. Seguirá siendo así en 2020, y Putin quiere que siga siendo así durante mucho tiempo”.

La fundación anticorrupción de Alexei Navalny ya ha señalado al nuevo primer ministro, pidiéndole que explique la fortuna personal de su esposa. Una fortuna que, según el opositor, no se justifica por ninguna actividad oficial.

Además, según el sitio web Proekt, Mishustin sería propietario de una mansión no declarada en un suburbio muy rico de Moscú, estimada en nueve millones de euros. Una villa registrada oficialmente como perteneciente a la Federación de Rusia.

Puro tecnócrata

A diferencia de su predecesor, presente en la escena política rusa desde hace unos quince años, el nuevo primer ministro ha pasado la mayor parte de su carrera en la alta función pública.

Un tecnócrata puro, Mijail Mishustin es apreciado principalmente por sus habilidades de gestión y organización, según los medios de comunicación rusos. Al frente del Servicio Federal de Impuestos durante 10 años, el amante de las nuevas tecnologías ha participado en la digitalización e implementación de sistemas informáticos destinados a hacer más eficiente la recaudación de impuestos. Bajo su liderazgo, los ingresos fiscales se han más que duplicado.

El moscovita de 53 años, ingeniero de formación, es un gran aficionado de hockey, al igual que Vladimir Putin. También sería músico y poeta, según el diario económico Vedomosti, que informa que compuso, entre otras cosas, la música de varias canciones del cantante pop ruso Grigory Leps.

 

Por RFI.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background