24 de agosto

Publicado el 24 agosto, 2019

El Negro Alberto Olmedo nació en Rosario, Santa Fe, el 24 de agosto de 1933. Fue un actor y humorista y es considerado popularmente como uno de los capocómicos más importantes en la historia del espectáculo argentino por su destacada labor en televisión, cine y teatro.

En sus películas trabajó también junto a Jorge Porcel, con quien formó el dúo humorístico más importante del espectáculo argentino, luego de haber trabajado juntos en el programa de televisión Operación Ja-Já.

Se destacó por su humor para adultos, con chistes cargados generalmente de doble sentido. Mientras actuaba, en ocasiones solía hablar en rosarigasino, cuando no quería que otro de los actores se enterase de algo. Se caracterizó por utilizar el arte de la improvisación y fue un gran transgresor de los códigos televisivos, por ejemplo al no seguir los libretos, intentaba hacer tentar de risa a los demás actores, y rompía la cuarta pared al burlarse de los espectadores o yéndose detrás de cámaras.

Tanto en televisión, como en cine y en teatro, trabajó con los más grandes capocómicos y las vedettes más importantes de su época. Además de Jorge Porcel, se destacó con figuras como Tato Bores; Fidel Pintos; Javier Portales; Moria Casán; Susana Giménez o Graciela Alfano. También lo dirigieron los exponentes más importantes del humor picaresco de los setenta como Gerardo Sofovich, Hugo Sofovich, Enrique Carreras o Hugo Moser.

Sus personajes más recordados fueron el Capitán Piluso, el Manosanta, Rucucu y el sobrino de Borges. Olmedo impuso frases clásicas de su personajes como “¡si no me tienen fe!”, “¡De acaaaaaaá!”, “¡Éramos tannn pobres!”, “¡No toca botón!”, “¿Me trajiste a la nena?”, “¡Poniendo estaba la gansa!”, “¡Adianchi, adianchi!” y “Es lo que hay”.

En la mañana del 5 de marzo de 1988, luego de una noche de muchos excesos junto a su pareja Nancy Herrera, Olmedo cayó desde el balcón de su departamento del piso 11 del edificio Maral 39, y falleció en el acto. Aunque se tejieron diversas hipótesis alrededor de la tragedia, la única presente en ese momento fue Nancy que en más de una oportunidad declaró que fue sólo un accidente y descartó la teoría de un suicidio. Luego de su muerte, comenzó a ser considerado un humorista de culto, y se celebran homenajes en su ciudad natal y el resto de la Argentina.

Etiquetado como:

Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background