13 de mayo

Publicado el 13 mayo, 2019

En la mañana del 13 de mayo de 1988, el cantante y trompetista de jazz Chet Baker fue encontrado muerto en la calle debajo de su habitación de hotel en Ámsterdam, con graves heridas en la cabeza, tras una caída desde la ventana del segundo piso. Se encontraron heroína y cocaína en la habitación de hotel y en el cuerpo del músico de 58 años. No hubo evidencia de lucha, y la muerte fue considerada un accidente.

Baker ganó mucha atención y elogios críticos durante la década de 1950, exponente del estilo cool del West Coast Jazz, especialmente por los discos cantados como Chet Baker Sings o It It Sucapp to You. El historiador del jazz Dave Gelly describió la promesa de la carrera temprana de Baker como “James Dean, Sinatra y Bix, en una sola persona”. Su notoria relación con las drogas también impulsó su notoriedad y fama. Baker entraba y salía de la cárcel con frecuencia antes de disfrutar de un resurgimiento de su carrera a finales de los años 70 y 80.

Baker se había vuelto adicto a la heroína en los cincuenta y había sido encarcelado varias veces durante cortos periodos. No obstante, no sería hasta los años sesenta que su adicción empezara a interferir en su carrera musical. Fue arrestado en Italia en el verano de 1960 y pasó casi un año y medio entre rejas. Celebró su regreso grabando en 1962 Chet Is Back! para la RCA. A finales de año, sin embargo, fue arrestado en Alemania Occidental y expulsado a Suiza, luego a Francia y, finalmente, a Reino Unido. Pero fue deportado de nuevo a Francia a causa de otro problema con las drogas en 1963. Vivió en París y durante todo el año siguiente actuó en Francia y España, pero tras ser arrestado una vez más en Alemania Occidental en 1964, fue deportado a Estados Unidos. Tocó en Nueva York y en Los Ángeles a mediados de los sesenta, cambiando temporalmente la trompeta por el fliscorno. En el verano de 1966 sufrió en San Francisco una gran paliza relacionada con su adicción a las drogas. Como consecuencia de ella, sufrió algún desperfecto en su dentadura que le llevó a modificar su embocadura en la trompeta. Hacia finales de los sesenta, grababa y actuaba sólo de forma ocasional; a comienzos de los setenta, se retiró por completo.

etomando cierto control sobre su vida gracias a tomar metadona para controlar su adicción a la heroína, y con la inestimable ayuda de su colega Dizzy Gillespie, Baker regresó fundamentalmente con dos actuaciones: una en un importante club neoyorquino en 1973 y otra en un concierto con Gerry Mulligan en el Carnegie Hall en 1974. Hacia mediados de los setenta, Baker regresó a Europa donde seguiría actuando de forma regular, con viajes ocasionales a Japón y regresos a Estados Unidos.

Un año antes de su muerte, Bruce Weber comenzó a filmar el documental Let’s Get Lost, estrenado tras su muerte, que fue nominado al Óscar.En 1997 se publicó su autobiografía inacabada As though I had wings: the lost memoir. En 2015 se filmó “Born to be blue”, película biográfica ambientada en los años 60, protagonizado por Ethan Hawke.

Etiquetado como:

Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background