Maltrato a niños migrantes en Estados Unidos

Publicado el 22 agosto, 2019

Nueva arremetida de Donald Trump contra los migrantes. Su administración quiere derogar el Acuerdo de Flores de 1997 que limita el tiempo de detención de los menores migrantes a 20 días, para que puedan quedar bajo custodia de las autoridades de manera indefinida.

El gobierno de Donald Trump anunció este miércoles que eliminará los límites estrictos del tiempo que los niños migrantes pasan en los centros de retención, como parte de su firme política contra la inmigración ilegal.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos declaró que está poniendo fin a una decisión judicial de 1997, conocida como “Flores”, que exige a las autoridades federales no detener a los niños durante más de 20 días. Una nueva norma, que se aplicará en un plazo de 60 días, ya no limitará el tiempo que los niños pasan en los centros de detención.

“Para proteger a estos niños de los abusos y detener el flujo ilegal” de migrantes, “debemos poner fin a estas lagunas legales”, reza un comunicado de la Casa Blanca. “Se trata de una necesidad humanitaria urgente”.

Condiciones traumáticas

Las asociaciones de derechos humanos y la oposición demócrata denunciaron inmediatamente esta iniciativa, prometiendo luchar contra la nueva norma en los tribunales, que debe aún ser revisada por un juez federal. “Es otro cruel ataque contra los niños”, denunció una responsable de la asociación americana ACLU, Madhuri Grewal. El gobierno no debería encarcelar a los niños, y mucho menos intentar encarcelar a más niños durante más tiempo”, añadió.

Una decisión que denuncia también la Academia Estadounidense de Pediatras. La doctora Julie Linton, pediatra en Carolina del Sur, atiende a niños migrantes y preside el grupo sobre la salud de niños migrantes en la academia: “Visité centros de retención, son sitios con suelos de hormigón frío, temperaturas realmente frías, inconfortables. Los niños están en jaulas de metal, con una reja que va del piso al techo, y luces prendidas todo el tiempo, para ellos es imposible distinguir el día y la noche. Y las mantas de supervivencia que tienen deberían teóricamente calentarlos, pero el ruido de crujido se escucha en todo el edificio y les impide dormir”.

Una situación que genera mucho estrés, muy lejos de la inocencia de la niñez. “En el corto plazo, pueden tener síntomas físicos como dolores de cabeza, cambios en las funciones corporales como falta de apetito y problemas para dormir, problemas emocionales como depresión y ansiedad, y problemas con el comportamiento, e incluso un retraso en el desarrollo. A largo plazo, niños con experiencias infantiles traumáticas están en riesgo de condiciones como enfermedades coronarias, derrame cerebral o depresión”, añade la pediatra al micrófono de Lucile Gimberg.

Según el canal estadounidense CBS, “es la última medida de la administración Trump para reformar radicalmente el sistema de inmigración del país”. Una voluntad que se remonta a la primera semana de su mandato, cuando el presidente Donald Trump emitió un decreto destinado a limitar el número de refugiados que podían ser admitidos en el país.

 

 

Por RFI.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background