Hay un período desde la mitad hasta el final del siglo XIX en el que Buenos Aires tuvo su primera renovación de la arquitectura, en todos sus aspectos, luego de cierto estancamiento en las décadas pos-coloniales. En este lapso hubo predominio de lo que se llamó “italianizante”, una suerte de neorrenacimiento, conformando un lenguaje que, en lo religioso, integra elementos como arcos, frontones, cornisas, columnas, que siguen los llamados órdenes clásicos junto a cubiertas con bóvedas de cañón y esbeltas cúpulas.

Un ejemplo singular de ese lenguaje lo constituye la iglesia de Nuestra Señora de la Piedad del Monte Calvario, emplazada en las cercanías  del actual Palacio del Congreso Nacional.

Como narra documentadamente el autor, en el predio de esta iglesia hubo una capilla, luego parroquia, de modesta arquitectura, de finales del 1700. Por entonces, la zona era un arrabal salpicado de chacras y zanjones, y la feligresía se componía, en gran medida, de modestos chacareros, de  esclavos negros y trabajadores indios (como revela el autor, que ha podido acceder a la consulta de documentos originales del siglo XVIII, custodiados en el archivo parroquial),

Aquella capilla fue reemplazada por una nueva obra, promovida por el párroco Apolinario Larrosa  y comenzada en 1866, que reconoce la autoría de los arquitectos italianos, Nicolás y José Canale, padre e hijo. Ambos fallecieron, y su labor fue continuada por el arquitecto Juan Antonio Buschiazzo. No faltó la participación consultiva del ingeniero Carlos Enrique Pellegrini.

Durante el largo proceso de su construcción, (que demandó enormes contribuciones de los fieles y del gobierno nacional) la nueva iglesia surgió como una respuesta a las novedosas aspiraciones del barrio, con notas de basílica monumental, y con una resolución arquitectónica peculiar en su espacialidad interior, a la que se unen los detalles de su ornamentación y su importante equipamiento litúrgico realizados por destacados artistas. Llegó a ser considerado por la prensa de época como “el templo más lujoso” de su tiempo. Debe anotarse  que contemporáneamente se construyó, en la manzana de enfrente, el Pasaje La Piedad, un conjunto de viviendas que conforma un entorno significativo y que expresa el nuevo perfil que iba tomando aquel vecindario.. Todos estos detalles son prolijamente narrados e ilustrados.

El primer mérito de este libro del Dr. Oscar De Masi es ser el único texto publicado que, hasta el presente, plantea con rigor metodológico una visión completa referente a la parroquia y a este edificio y sus anteriores, en sus aspectos históricos, artísticos, devocionales y patrimoniales.

A ello sigue un detallado recorrido por el patrimonio artístico y litúrgico con referencias que valoran a la arquitectura, las pinturas, altares, retablos y vitrales, con pormenorizada descripción de sus imágenes, entre las que se destaca, sobre el antiguo altar, el conjunto de “La Piedad”, réplica magnífica y única en América de la escultura de Giovanni Dupré, cuyo original se encuentra en el Cementerio de Siena, Italia.

La monumental sacristía nueva (inaugurada por monseñor Carranza) y su mobiliario, merecen también un estudio en estas páginas.

Este libro constituye, entonces, no sólo una obra erudita (hasta las lápidas honoríficas con su epigrafía latina son traducidas e interpretadas por el autor), sino una verdadera guía informativa para el visitante, con la ubicación y descripción de los elementos de interés, para todo aquel que  se acerque al templo con ánimo de comprender. A ello se une un listado con referencias biográficas de quiénes fueron párrocos a lo largo del tiempo, y de los numerosos benefactores que contribuyeron a la construcción y mantenimiento.

Una cronología de las fechas principales que jalonan la biografía de esta parroquia se ofrece, al final, como síntesis.

A partir de la materialidad del templo y su patrimonio artístico, De Masi recuerda especialmente a personajes como María Antonia de la Paz y Figueroa, la Beata de los Ejercicios (fundadora en Buenos Aires la Santa Casa de Ejercicios Espirituales) que allí está sepultada, en un austero y a la vez elegante mausoleo. También se encuentra enterrado en este templo Mons.Mariano Medrano, primer obispo criollo de Buenos Aires, que previamente había sido párroco de La Piedad. Otros episodios poco conocidos, (como una batalla durante las invasiones inglesas, el funeral de Dorrego, una misa en tiempos del Restaurador, el hallazgo misterioso de los restos de la Beata, el gran funeral patrio del Centenario, las exequias de Monseñor Carranza, la destrucción de la Imprenta de Ciegos y la presencia del actual Papa Francisco) son enumerados, para sorpresa de los lectores.

El cardenal arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Mario A. Poli, en su prólogo, destaca el valor de este libro dado “el riguroso método histórico, basado en archivos, repositorios documentales y amplia bibliografía”, y en haber “reparado en los pequeños y grandes acontecimientos históricos que tuvieron a La Piedad como punto de referencia”.

El  resultado es el fruto de una profunda investigación  y del rigor metodológico de un historiador del arte y de los ritos religiosos rioplatenses y, a la vez, de un patrimonialista experimentado. La confluencia de ambas miradas en un mismo observador enriquece el enfoque adoptado.

Por su parte, en otro de los prólogos, el párroco P. Raúl Laurencena, celebra esta iniciativa como una muestra de la memoria que la comunidad parroquial desea preservar como señal de identidad eclesial, a 250 años de la creación de la parroquia. Así, señala, “este libro nos ayuda a tomar  conciencia de que cada uno de nosotros formamos  parte de la rica historia de La Piedad”. Su finalidad, entonces, no es sólo erudita: es evangelizadora también. Sin duda, un pensamiento en linea con aquello que señala el Papa Francisco en Fratelli Tutti, cuando insta a “hundir las raíces en la historia del propio lugar, que es un don de Dios…”

Y el arquitecto Julio Cacciatore, por su parte, destaca el estudio de la arquitectura de este templo, que ha sido declarado “monumento histórico nacional” y que carecía, hasta ahora, de una publicación de estas características.

Se trata de un texto profusamente ilustrado y prolijamente editado por Agape ediciones, que no se agota en lo descriptivo ni se solaza en lo erudito, sino que se  propone una interpretación al alcance de todos los lectores.

Una publicación necesaria, entonces, que viene a reparar una inexplicable ausencia , dentro del tema de nuestra arquitectura religiosa y de la memoria histórica de nuestras parroquias porteñas.

AVISO SOLIDARIO

La venta de ejemplares se destina a total beneficio de las obras caritativas de la parroquia, en especial, el sostenimiento del servicio de provisión de alimentos para las familias de escasos recursos del barrio. Para adquirir el libro, contactarse con la librería parroquial, Bartolomé Mitre y Paraná, los sábados y domingos de 18 a 20 hs; o la secretaría parroquial, (señora Claudia, 43811322) , los lunes, miércoles y viernes de 17 a 20 hs.



Un Puente Al Futuro

Porque Somos un Puente y Hacemos Radio

Current track
TITLE
ARTIST

Background