Jean-Paul Sartre, a 40 años de su muerte

Publicado el 13 abril, 2020

Sartre caminaba las calles junto a jóvenes de izquierda que repartían panfletos. La policía los llevaba detenidos. Antes de una hora el mismo general Charles De Gaulle – entonces presidente de Francia – se comunicaba telefónicamente con la comisaría para ordenar la liberación del filósofo, expresando con énfasis: “¡Uno no pone preso a Voltaire!” Así eran las cosas con este hombre que revolucionó la Filosofía del siglo XX y cuya obra continúa vigente y siempre en agitado debate. Como él lo habría deseado, dicho sea de paso.

Sartre nació el 21 de junio de 1905, en La Rochelle, localidad francesa sobre el Océano Atlántico. De adolescente se interesó por la Filosofía y toda su vida se dedicó a ello. En su temprana juventud conoció a Simone de Beauvoir – quien también sería notable filósofa, novelista y ensayista; además de pionera del feminismo – y fue entonces cuando sellaron el pacto de que ambos serían su respectivo “amor necesario” pudiendo tener todos los “amores contingentes” que decidieran; siempre y cuando se lo contaran todo, no escondieran, ni mintieran, ni se engañaran en nada. Así vivieron todas sus respectivas existencias. (Un aparte merece, llegado a este punto, advertir que la idea de “poliamor” surgida hace un par de años, a través de los medios masivos de difusión y ofrecida como una gran novedad, ya se practicaba en la primera mitad del siglo XX. Al menos, Sartre y Simone, y unos cuántos de sus seguidores así lo hacían.)

Además de por la lectura de sus libros, pude discernir mejor el pensamiento sartreano a través de las enseñanzas que me otorgó el escritor y ensayista argentino Juan-Jacobo Bajarlía; sobre todo para entender bien qué es el “existencialismo.” Sobre cómo era Sartre en la vida cotidiana, sus costumbres y actividades, tuve los comentarios del hidroescultor Gyula Kosice quien había compartido numerosas jornadas durante su prolongada estadía en París. Entre esas impresiones íntimas que sólo pueden tenerse “estando al lado”, recuerdo a Kosice diciéndome: “Físicamente era feo, desagradable, pero alcanzaba con que comenzara a hablar para que – de inmediato – tuviera la atención de todos.” “Es más, no había mujer que no se enamorara de él.”

Pero, demos ahora la palabra a Jean-Paul Sartre. Unos párrafos esenciales para conocer con mejor precisión su pensamiento y, en particular, el para qué de su vida.

“Pero existe una jerarquía y la jerarquía pone a la Filosofía en segundo lugar y a la Literatura en el primero. Deseo obtener la inmortalidad por la Literatura; la Filosofía es un medio para alcanzarla. Pero, para mí, la Filosofía no es un valor absoluto, porque las circunstancias cambiarán y llevarán consigo cambios filosóficos. Una filosofía no es valedera para el momento, no es algo que se escriba para los contemporáneos; especula con realidades intemporales, y forzosamente será superada por otras, porque habla de la eternidad. Habla de las cosas que sobrepasan con mucho nuestro punto de vista individual de hoy; la Literatura, por el contrario, hace el inventario del mundo presente, el mundo que descubrimos a través de las lecturas, de las conversaciones, de las pasiones y de los viajes. La Filosofía va más lejos, considera, por ejemplo, que las pasiones de hoy son pasiones nuevas que no existían en la antigüedad; el amor…”

Sartre recibió el Premio Nobel de Literatura en el año 1964. Pero lo rechazó. Y la causa de tal decisión fue que, en toda su vida, siempre sostuvo que un intelectual debía rechazar todo reconocimiento y distinción pues la actividad entre la persona y la cultura debe desarrollarse de manera directa, sin pasar – ni utilizar, ni pertenecer – por las instituciones que el sistema imperante haya establecido.

El 15 de abril de 1980, a los 74 años de edad, Sartre desencarnó en el hospital de Broussais tras una enfermedad que había comenzado a hacer estragos en él desde muchos meses antes. El 20 de abril fue enterrado en el cementerio parisino de Montparnasse y que tuvo el acompañamiento de alrededor de 20.000 personas. Inequívoca evidencia de quién era, para la gente, ese filósofo, escritor y persona comprometida con su tiempo y con la Humanidad.

Cuando Simone salió del auto en el que siguió al coche fúnebre, emergió su figura esbelta con el cabello envuelto en su ya clásico pañuelo. Justo entonces, la multitud estalló en un espontáneo e inesperado aplauso que se mantuvo por minutos. La “ceremonia del adiós”, como el filósofo había denominado una década antes, quedaba completa. El cuerpo de Sartre sepultado. Su obra seguiría viva hasta hoy y, sin dudas, extendiéndose hacia el futuro.

Antonio Las Heras es doctor en Psicología Social, filósofo y escritor.
email: alasheras@hotmail.com


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background