Gracias, Quino

Publicado el 2 octubre, 2020

Quino, toda la gente buena te llora.

Me entero de que Quino ha partido. ¡Pero si todos sentimos siempre que Quino y su irreemplazable humor eran eternos! Sí, Quino es y seguirá siendo eterno. Los grandes creadores como él son justamente aquéllos que trascienden a través de sus obras….Y Mafalda queda con nosotros…esa chiquita regordeta  que desgrana verdades desde su precoz sabiduría es la obra, la criatura perfecta de un talento sin par – el de Quino- que ha acompañado a generaciones de argentinos y de habitantes de todo el planeta, en 35 idiomas. Ella nos seguirá acompañando, porque frente a cada hecho o emoción, o inquietud inherente a lo humano, frente a cada evento del devenir histórico, ella tendrá siempre una verdad para atravesarnos el alma desde la transparencia de su mirada.

Mafalda es la rebelde sin pausa que todos quisiéramos tener al lado, o adentro, frente a las rutinas heredadas y las por venir, frente a la injusticia en la distribución de los bienes y los dones, frente a las guerras que amenazan con hacer estallar el planeta. Es la que nunca dejó de hablar cuando la palabra estaba prohibida o desaparecida. Porque Mafalda piensa sola y, con sus preguntas incómodas, deja a los otros sin respuesta.

Mafalda es la inconformista, subversiva  tanto frente al “orden establecido” de la sopa como frente a las violencias que desencadenan los poderes en el orden internacional. También porque sus preguntas retóricas (aquéllas que en sí mismas conllevan la respuesta) desnudan las mentiras o las ambiguas verdades del mundo adulto.

Pero Mafalda es ella y su mundo de amigos , los personajes que la completan: Susanita, que sueña con futuros hijitos y revela la discriminación machista, Manolito, el capitalista que no saca los pies de la tierra,  Felipe, el soñador empedernido, y Libertad, la socialista convencida…Y frente al mundo heredado de los mayores, ella denuncia la maldad y la incompetencia.

Quino creó a Mafalda, paradojalmente, un 29 de septiembre de 1964, y desde entonces nos apropiamos de ella. Porque esa nena-prodigio nos copó el corazón con su gracia irreverente frente al mundo de los adultos. Libertaria frente a las violencias de la sociedad y la política. Como escribió Umberto Eco en un Prólogo de 1969:”tiene ideas confusas en materia política, pero…Tiene en cambio una única certeza: no está conforme.” Por eso Quino es un filósofo contemporáneo que pensaba en imágenes, crítico agudo y entrañable de nuestra sociedad, pero con una mirada nunca implacable o apocalíptica del mundo en que vivimos.

¿Por qué queremos tanto a Mafalda? Porque cruzada de brazos, subida a un banquito o con el dedo en alto  – como espejo de las inquietudes éticas  y político-sociales de su creador – siempre estará Mafalda, con el arte de su humor, con la ironía de sus comentarios, que nos hacen reflexionar y reír al mismo tiempo.

Tuve el privilegio de conocer e interactuar un par de veces con Joaquín Lavado – Quino – y evoco de él, acostumbrada a encontrarme con inteligencias “rutilantes”, su talento sin estridencias, su profundo humanismo y la sencillez de sus gestos de hombre bueno.

Gracias, Quino, espíritu inteligente, pacífico y bondadoso como pocos, porque nos seguís acompañando a través de Mafalda, para señalar siempre, con tu sonrisa sabia y tu bonhomía, la utopía de un mundo mejor.

Magdalena Faillace


Continuar leyendo

Post Siguiente

Teatro Coliseo


Miniatura
Post Anterior

nrg


Miniatura

Un Puente Al Futuro

Porque Somos un Puente y Hacemos Radio

Current track
TITLE
ARTIST

Background