¿Cómo afecta?

Publicado el 11 enero, 2019

Mientras Donald Trump y los legisladores demócratas se enfrentan sobre el presupuesto, funcionarios públicos advierten que miles de trabajadores golpeados por el shutdown tienen dificultades para llegar a fin de mes.

Trump y los opositores en el Congreso libran una batalla desde el 22 de diciembre pasado por el pedido del presidente de 5.700 millones de dólares para construir un muro en la frontera con México.

Mientras tanto, los empleados no esenciales del gobierno en varias oficinas federales han sido enviados a sus hogares con licencia sin goce de sueldo, o están trabajando sin una perspectiva inmediata de pago. En total, unos 800.000 empleados federales se preparan para no recibir pago esta semana.

 

Testimonios conmovedores en el Congreso

En el Capitolio, sede del Congreso estadounidense, trabajadores de oficinas como la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, que estuvo al frente en meses recientes de la gestión de huracanes violentos e históricos incendios en California) contaron que muchos de sus colegas enfrentan crecientes crisis financieras, que no pueden cubrir los costos de guardería de sus hijos o hacer pagos de hipotecas u otras cuentas.

“Muchos de nuestros profesionales son madres solteras que se ven obligadas a trabajar sin paga, y aún tienen la responsabilidad de pagar por el cuidado de los niños y otros gastos, como la gasolina para ir al trabajo”, dijo Eric Young, un representante sindical en la Oficina de Prisiones.

“Esta falta de fondos, la falta de personal, es tan mala, tenemos secretarias, cocineros y maestros que completan todos los días los puestos de los oficiales penitenciarios que faltan”, dijo Young. “Si algo le sucede a cualquiera de nuestros profesionales por esta situación, la sangre estará en sus manos”, agregó.

 

“Nos negamos a ser daños colaterales”

Asimismo, muchos trabajadores viven de “sueldo en sueldo”, pero se avergüenzan de admitirlo, dijo Holly Salamido, empleada del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano y líder de la Federación Americana de Empleados del Gobierno (AFGE). “Las repercusiones de este cierre son reales, y necesitamos que el Congreso reabra el gobierno de inmediato”, añadió Salamido.

El presidente de AFGE, J. David Cox, dijo que sus miembros ganan un promedio de 500 dólares a la semana. La ausencia del pago semanal puede significar una catástrofe. “Los empleados federales están absolutamente, completamente y sin reserva, opuestos al shutdown de este gobierno. (…) Nos negamos a ser daños colaterales”, sentenció.

Trump, sin embargo, ha afirmado tener el apoyo de numerosos funcionarios. En un discurso solemne desde la Oficina Oval el martes, usó un tono dramático para convencer a los estadounidenses de la necesidad de financiar su muro fronterizo, sin mencionar directamente a los empleados federales.

La parálisis presupuestaria se acerca a ser la más larga de la historia, batiendo el récord del cierre parcial del gobierno de 21 días entre finales de 1995 y principios de 1996 bajo la presidencia de Bill Clinton.

 

 

 

 

RFI


Continuar leyendo

Post Siguiente

RFI


Miniatura

Intercultura Radio

Cultura por Internet

Current track
TITLE
ARTIST

Background